Pruebas Psicométricas Clínicas

ABAS-II. Sistema de Evaluación de la Conducta Adaptativa. Kit corrección Adultos 16 a 89 años 25 Ejemplares, Pin 25 usos

$2,280.00 MXN

Precio en Pesos Mexicanos

Código: 2P9705

Autor/es
P. L. Harrison y T. Oakland.
Adaptador/es
D. Montero e I. Fernández-Pinto (Dpto. I+D+i de TEA Ediciones)
Aplicación
papel.
Tiempo
20 minutos por ejemplar, aproximadamente.
Edad
de 0 a 89 años.
Características

  • Aplicación
  • online
  • Corrección
  • online

Categorías

  • CLÍNICA, inteligencia y desarrollo.
  • CLÍNICA, adaptación y conducta.
  • ESCOLAR, inteligencia y desarrollo.
  • ESCOLAR, adaptación y conducta.

  • Evaluación de las habilidades funcionales cotidianas necesarias para desenvolverse de manera autónoma en la vida diaria.




El ABAS-II es un instrumento de evaluación de la conducta adaptativa desde el nacimiento hasta los 89 años. Su objetivo es proporcionar una evaluación completa de las habilidades funcionales diarias de una persona en distintas áreas o contextos con el fin de determinar si es capaz de desenvolverse en su vida cotidiana sin precisar la ayuda de otras personas. Las áreas que evalúa son Comunicación, Utilización de los recursos comunitarios, Habilidades académicas funcionales, Vida en el hogar o Vida en la escuela, Salud y seguridad, Ocio, Autocuidado, Autodirección, Social, Motora y Empleo. Además de las escalas anteriores, el ABAS-II también ofrece puntuaciones en tres índices globales: Conceptual, Social y Práctico, así como un índice global de conducta adaptativa (CAG).
La información sobre la conducta adaptativa del evaluado se recoge por medio de ejemplares que son completados por sus padres y profesores, en el caso de los niños y adolescentes y, en el caso de los adultos, por personas adultas allegadas al sujeto evaluado (familiares, compañeros, cuidadores...) o bien de manera autoinformada.
La evaluación de la conducta adaptativa constituye, en muchos casos, un complemento esencial de la evaluación de la inteligencia, autismo o trastornos del espectro autista, TDAH, deterioro cognitivo, etc. La utilización de este tipo de instrumentos se erige cada vez más como un requisito imprescindible para realizar diagnósticos tales como el de discapacidad intelectual.